Lugares Pintoréscos

El Parque Municipal se encuentra al norte de la población en el cauce del río de la Torre y adyacente al núcleo urbano.

El cauce del río se encuentra canalizado y sus dos orillas están pavimentadas. A través de un puente se pasa a la chopera donde existe un gran número de mesas-bancos de piedra bajo los árboles, en un rincón se cuenta con juegos infantiles y al final del área existen unas barbacoas cubiertas donde se puede cocinar la merienda o comida del visitante. El área cuenta con alumbrado público y agua potable existiendo un cerramiento perimetral efectivo lo que le da un ambiente de intimidad y seguridad a las instalaciones, por último en la parte baja existe en el mismo cauce una fuente natural. Se están acondicionando y ampliando las instalaciones con más superficie.

Las márgenes del río se encuentran vestidas por hileras de grandes chopos que dotan al área recreativa de sombra, y frescor creando un ambiente magnífico para disfrutar del tiempo libre.

La CASA ALTA, antigua torre almohade de vigilancia, recibe este nombre por su tamaño y su ubicación en el barrio alto de la población, conocido popularmente como ‘El Castell.’

Debió ser edificada en el siglo XII, y en todo caso durante algún momento de la ocupación almohade entre 1172 y la Reconquista. Posiblemente de ella deriva el nombre de la población y constituye su símbolo más representativo.

Construida a base de tapial, tras la Reconquista perdió su función de vigilancia convirtiéndose en casa de señorío. En 1989 sus últimos propietarios, los Rovira de Xixona, la cedieron al Ayuntamiento.

Ha sufrido numerosas modificaciones y reformas a lo largo de su historia, y el edificio que ha llegado hasta nosotros en un sólido cubo con pequeñas ventanas y cubierta de tejas a dos aguas, parte de la cual se ha desmoronado, manteniéndose el resto en relativas buenas condiciones.

Imagen del Parque Municipal

Parque Municipal

Imagen de la Casa Alta

Casa Alta